In memoriam. Evaristo Alfaro Gómez

In memoriam. Evaristo Alfaro Gómez

Perder a un padre nunca es fácil. Y más cuando se ha marchado mucho antes de lo esperado y con mucha vida, ilusiones y proyectos por cumplir. Pero la vida es así de injusta a veces. Y aunque nos duela, no podemos más que seguir adelante y disfrutar todo el tiempo que nos quede lo mejor posible.

En el caso de nuestro padre, él disfrutaba como nadie la vida gracias a su pasión por la filatelia, los buenos momentos que pasaba con sus amigos, las comidas, los viajes, exposiciones, presentaciones de sellos, los viajes a su querido pueblo, Yanguas, y muchos más “embolaos” en los que participaba. Ayudaba en todo lo que pudiera de forma desinteresada, el trabajo que hacía como parte de las comisiones de la Fesofi en las que estuvo; como Presidente de la FECESFI tras sustituir a su gran amigo Tanis (fallecido hace ahora año y medio); como Académico Correspondiente de la RAHFeHP que, aunque no tuviese voto en las Asambleas, siempre que podía trataba de aportar lo que fuese necesario para el mejor funcionamiento de la Academia; y en otras tantas facetas que tenía con otras tantas asociaciones.

Pero él tenía un hándicap desde hace casi 12 años, que era la pérdida de su gran amor, su esposa, nuestra madre, Elena (mucho más injusto todavía al ser más joven). Y desde que falleció, una parte de él se fue con ella y nunca la recuperó. Todos estos años, gracias a su interés en la filatelia y sobre todo al apoyo de sus hijos, sus familiares y sus amigos, pudo sobrellevarlo lo mejor posible y seguir adelante. Pero siempre sintió ese vacío que le faltaba.

Así que aunque su partida sea muy triste, al menos él ahora está con ella para siempre, y estarán disfrutando juntos para la eternidad en compañía de sus amigos y familiares que se fueron antes que ellos.

Descansa en paz Papá, nunca te olvidaremos.

¡¡Tus hijos que te quieren!!

Jaime, Javier y Ana